Friday, March 16, 2007

Herruza, vizcaina y tintos

quien mata de lejos no prueba su brazo ni su corazón ni su conciencia, ni crea fantasmas que luego acudirán de noche, puntuales a la cita, durante el resto de su vida...quien mata de lejos es peor que los otros hombres, porque ignora la cólera, y el odio, y la venganza, y la pasión terrible de la carne y de la sangre en contacto con el acero; pero también ignora la piedad y el remordimiento. por eso, quien mata de lejos no sabe lo que pierde escribió el gallego en mejores momentos.

Tampoco sabe lo que se pierde (aqui somos tajantes) el que no ameniza cada tanto la ciclica tertulia de colegas o de mujeres con un buen litro de tinto, lubricante social (como nos recuerda Scott en Roger Dodger) por excelencia, ganga para comprar por un rato falso estilo desdeñando la vulgaridad cervecera o lo contundente de los spirits. Mas solemnes murmuraban In Vino Veritas los romanos entre bacanal y bacanal.

O quizas Virginia Madsen en Sideways, su contundente And it tastes so fucking good...

4 comments:

La noche continuada said...

buen vino hace buenos amigos. El problema es cuando se acaba el vino y uno no sabe con quien terminó

Barna said...

Ah, los peligros del alcohol. Si Hollywood nos enseño algo, es lo siguiente: no vayas de campamento con un amigo vaquero y whisky en carpa, se puede poner jodido...

Mono said...

Es que el vino pega con casi todo. Y si el estomago se queja, no por eso el paladar no festeja; el poeta C. puede haberse cogido mas de una acidez mezclando empanadas y vino, pero aun asi no ha dejado de celebrar tal combinacion (sin olvidarse, por otra parte, de mencionar la acidez).

Eche, firme tu blog. Me debes un trago : )

Barna said...

Mono, no me deschaves asi. La gente va a pensar que estoy tan desesperado como para ofrecer alcohol a cambio de firmas, cuando nunca pase de ofrecer sexo...