Thursday, July 19, 2007

Thomas Alva


Si no ha pasado aun, alguien lo esta pensando. Escudandose en una brillantez mas o menos solida, un autor incluye en su antologia de grandes clasicos a un novato desconocido, implicando que de seguro va a convertirse en un clasico tarde o temprano. Algo parecido pasa con el Combustible Edison y el benemerito Paul Harrington. No creo que exagere al poner en su libro a este cocktail noventoso al lado de clasicos inmortales. Es solo cuestion de tiempo.

Liturgia

Dos medidas de cognac (brandy, si nos ponemos exquisitos), una de Campari, una de limon. Batido y copa de martini; rulo de limon. Si cunde la ortodoxia, el rito exige prender fuego el trago. Sugiero dejar esto en manos de barmen profesionales y optar, como suelo, por el Edisonian (lo mismo sans fuego).

Raconte

El primer disco de Combustible Edison mostraba en su contratapa la receta en cuestion. Un dato menor; su guitarrista ("The Millonaire") es responsable de la infame frase "Cocktail Nation".

Lo personal es etilico

Probablemente el primer acercamiento al Campari, si la memoria no falla. En todo caso, otra justificacion de la militancia pro-cognac (superada solo por el amor al gin). Trago poco rendidor en lo social, dificil de venderle a las mujeres. Que sabran ellas...

4 comments:

Mr. Sometimes said...

Un buen trago del gran inventor. Preferiría llamarlo llamarada edison.

Hacé click en mi nombre y andá al nuevo blog.

Barna said...

Dime una vuelta, mas tarde comento. Buen diseño!

Mr. Sometimes said...

Claro, un trago bien duro.

Yo tenía un amigo que se olvidó de mi en el día del amigo.

Barna said...

UH!

"Golpea por debajo del cinturon! Una, dos veces! Sepaaara el referi!"