Saturday, September 15, 2007

Brevario

Cuando nos ponemos cursis o vagos es que aparece el culto de las cosas minimas. Los parrafos iluminados en alguna novela de segundo orden, las mujeres ambiguas. Las noches de camaderia y menshkeit; quizas algo parecido a buena musica.

En lo alcoholico, un corto de vermouth. Una medida generosa de Cinzano o Martini (nacionalistas nosotros) sumado a hielo y unas rodajas de limon en un vaso de Old Fashioned.

4 comments:

Paulita said...

O un vasito de grapa en el Jockey Clú ;)

Barna said...

Tambien es una opcion. Los efectos de la grapa pueden ser...memorables.

Paulita said...

Coincido :)

Barna said...

El alcohol es salud, no hay con que darle.