Saturday, May 26, 2007

Minimalismo

El usual Gin tonic, pero con un dash generoso de Campari y dos o tres de bitter Angostura. Bautismo pretencioso: Bitter tonic. A veces los pequeños detalles valen el mundo.

8 comments:

Anonymous said...

Aguante la quininaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!
(no puedo hacer comentarios mucho mas brillantes que ese dada la temática de este blog)
Maricel

Barna said...

Se agradece la visita. Y si, la tonica es realmente una gran bebida, un habito carcaman mas (alguien imagina al Coronel Cañones pidiendo una Coca-Cola?).

Mundo del Cinismo said...

Sin mencionar la simpleza del trago. No hace mucho, me inauguré como timador que se hace pasar por Tom Cruise en Cocktail, preparando gins con tónica que sorprendentemente no pudieron festejar más. Y me pude dar el gusto de decir que me llevo el secreto a la tumba.

Barna said...

Yo tambien anduve fingiendo talentos cocteleros ultimamente, aunque tuve que ponerme con un par de South Beach y un Manhattan, ademas de una version light de ese pseudo trago empalagoso que se me ocurrio para las feminas (aun sin nombre, por cierto).

Mundo del Cinismo said...

¿Y para cuando el Carcaman? (medida de Legui y... ¿se te ocurre algo más? -digo, el trago que un barman argentino deberá inventar con legui)

Barna said...

MdC, muchas gracias por recordarmelo. Prometo dedicarme a ello apenas pueda. Tiene que haber un trago con Legui.

Mundo del Cinismo said...

Adelante. ¿Es muy arriesgado usar el Legui como syrupe?

Barna said...

Interesante idea. En mi opinion tiene un sabor demasiado intenso, pero podria servir. De hecho, ahora que lo pienso, podria servir en algunos cocktails particulares como reemplazo (muy heterodoxo, si...) del Triple Sec.

Creo que inicialmente me tiraria a mezclar la Legui con tonica, soda o ginger ale, para lograr un trago refrescante. Obviamente falta un tercer elemento, pero no creo que la Legui sirva para un trago "duro" tipo Manhattan o Sidecar.